Uno de los complementos para mascotas más vendido del mundo  es el trasportín. Rígidos, flexibles, con asas, con ruedas,  tipo maleta, tipo jaulita... Utilizar un trasportín para viajar con  nuestro perro o gato es adecuado, aconsejable y, en muchos casos, obligatorio.  Veamos por qué:

Viajar en coche.

Como quizá sepas, en España el Reglamento General de  Circulación trata a las mascotas como "carga" y,  así, obliga a que el perro o gato que viaje dentro de un vehículo  lo haga bien asegurado. Las multas por viajar en coche con un perro o  gato sin asegurar (transportín, malla separadora, cinturón de  seguridad…) no son nada baratas. Es una razón económica.  Pero hay otras dos razones por las que te aconsejamos que utilices un  transportín cuando viajes con tu peludo, especialmente si el trayecto  es largo:

  • Por su propia seguridad.
    En un viaje largo, tu mascota se cansa tanto como el resto de pasajeros.  Por muy tranquila que sea, dos o tres horas dentro de un coche le pueden poner  nervioso y hacer que corra por los asientos, vaya de un extremo a otro del vehículo…  Estos movimientos o juegos dentro del coche pueden provocar que se caiga  del asiento y se haga daño o que, sin querer, abra la puerta del  vehícuylo y salga despedido.

    Por otra parte, aunque tu mascota sea tranquila, piensa en la posibilidad de  tener que hacer una maniobra brusca: una curva pronunciada o un frenazo  pueden provocar que tu mascota "vuele" por el vehículo y choque  con las puertas o los cristales o, mucho peor, salga despedida del coche en  marcha.

  • Por tu propia seguridad:
    Los mismos casos que antes. Si tu mascota está inquieta puede  intentar llamar tu atención bien ladrando, bien saltando a la zona delantera.  Movimientos que, sin duda, te pueden distraer y provocar que sufráis  un accidente. Además, una maniobra brusca puede ocasionar que  la mascota caiga sobre el conductor y provocar que este pierda el control.

Transportín

Viajar en tren o en avión.

Si tienes un perro o gato de poco peso, tanto RENFE como las distintas  compañías aéreas te permiten viajar junto a él  pero, claro, cumpliendo una serie de requisitos. Uno de ellos, quizá  el más importante, es llevar al animal dentro de un trasportín  cerrado y, en el caso de las compañías aéreas, homologado.  ¿Cuáles son las razones lógicas de estas normas? Hay varias:

  • Por seguridad del propio animal y del resto del pasaje. Como en el  caso del coche, un perro o gato suelto dentro del vagón puede hacerse  daño, salir despedido en caso de maniobra brusca, chocar contra otros  paajeros, etc.

  • Por respeto hacia el resto de pasajeros. Desgraciadamente, hay mucha  gente que no comparte nuestro amor por los animales y los consideran  muy molestos. Para evitar protestas, es preferible que nuestro peludo compañero  viaje dentro de un trasportín cómodo y adecuado a su tamaño  y características físicas.

¿Qué opinas? ¿Sueles utilizar un trasportín  cuando vas de vacaciones con tu mascota?

Transportin



  Sobre el autor

Marta Barrero

“Se puede vivir sin perro, pero no merece la pena” es una de las máximas de Marta Barrero, nuestra redactora especializada en formación, comunicación y publicidad.

  Anuncio

Adiestramiento de perros en Madrid

  Anuncio

  ¡Síguenos!

  Anuncio

  Anuncio

Asociación sin ánimo de lucro para el rescate y protección de galgos