Ya hemos podido comprobar en otros muchos artículos de Mascotea la fascinación que ejercen los gatos sobre la sociedad japonesa. Para los habitantes del país nipón, los felinos son animales que atraen la buena suerte en todos los aspectos, todo un talisman de gran poder! Por eso, casi es imposible imaginar otro país donde toda una isla esté habitada en su mayoría por gatos, llegando incluso a rendirles culto a estos adorables y bellos animales.

La Isla de Tashirojima

Este archipiélago de islas está situado cerca de Ishinomaki, en la costa noroeste del país nipón. El porqué de la abundancia de gatos en esta pequeña isla viene de hace ya varios siglos. Por aquel entonces, en aquella localidad comenzó la cría del gusano de seda. Para evitar que los depredadores naturales de dicho gusano, como por ejemplo los ratones, acabaran con ellos, se decidió llevar gatos que se ocupasen de manera natural del problema. Poco a poco la producción fue aumentando, con ello el número de ratones y, por tanto, se necesitaban más gatos. Durante el Período Edo, también se incluyó en la economía local la pesca, haciendo de aquel lugar un paraíso completo para los gatos, que se ocupaban también de acabar con los restos de pescado.

Desde entonces se les ha tratado como auténticos "niños mimados", creando inlcuso estructuras con formas gatunas, y hasta recintos donde rendirles tributo y agradecerles la ayuda que prestan a los habitantes de Tashirojima. No solo alimentan a los gatos, sino que velan por su comodidad, cuidan de su salud y les ofrecen cobijo donde y cuando quieran. La veneración es tal, que ante el reciente terremoto y tsunami de Japón, cuyo epicentro se encontraba muy cerca de allí, muchos de los habitantes se asustaron al no ver a sus adorados felinos entre ellos y temieron lo peor. Afortunadamente la mayoría de los gatos estaban a salvo, tan solo se escondieron hasta que pasase lo peor.

Tashirojima

El futuro de Tashirojima

A pesar de que la historia de esta isla y sus gatos se remonta a muchos siglos atrás, de un tiempo a esta parte sus escasos habitantes están preocupados por el futuro de la isla y sobre todo de sus habitantes gatunos. La mayor parte de la población son mayores de 65 años, por lo que muchos de ellos ya no pueden dedicarles el tiempo necesario a sus vecinos felinos.

Por esta razón, han ideado el reclamo turístico para intentar motivar a la gente joven a que se traslade a vivir a la isla. Se llama el "turismo felino", y dada la popularidad que tienen en Japón los gatos cada día cuenta con más visitantes. Se fomentan estancias donde disfrutar de la tranquilidad de la isla y de los beneficios de convivir con los gatos de la zona, aprendiendo sus costumbres y disfrutando de su compañía.

Eso sí, los habitantes de Tashirojima son unos grandes guardianes de los gatos, por lo que tienen ciertas normas que deben cumplirse a rajatabla antes de poder visitar la isla. Por supuesto que los turistas que decidan acercarse no podrán hacer ningún tipo de daño o rabieta a ningún gato, por ejemplo. Pero además, si estás pensando en llevar a tu perro de vacaciones, olvídate de ese destino, ¡los perros tienen prohibida la entrada a ese reino felino!

Así que ya sabeis, si os gustan los gatos y estáis pensando visitar el país nipón, apuntarlo como destino obligatorio de visita. Seguro qe en Mascotour os pueden echar una mano para organizar este viaje al mundo felino, ¡solo os queda disfrutarlo!



  Sobre el autor

Carol Rincón

Periodista, diseñadora gráfica y gatuna hasta la médula, entre otros vicios.

  Anuncio

Adiestramiento de perros en Madrid

  Anuncio

  ¡Síguenos!

  Anuncio

  Anuncio

Asociación sin ánimo de lucro para el rescate y protección de galgos